Logo Mazda

Somos Zoom-Zoom

Fiesta en Karuizawa junta 1,300 Mazda MX-5

Fiesta en Karuizawa junta 1,300 Mazda MX-5

El 25 de mayo de 2014, un estacionamiento gigantesco en Karuizawa, un área montañosa de resorts en Japón, se convirtió en una congregación de fanáticos. Aquí se reunieron cientos de propietarios de Mazda MX-5 que llegaron en sus autos cruzando todo el país.

La reunión Karuizawa de 2014 logró reunir a más de 1,300 Mazda MX-5, es la mayor cantidad de vehículos jamás registrada en la historia de esta celebración anual; y 2,500 asistentes incluyendo propietarios y familiares, los cuales también suman un récord. Uno de los propietarios se unió a la celebración después de un viaje de más de 800 kilómetros que le tomó más de 12 horas de manejo.

Incluso, se formó un grupo de propietarios donde se presumían unos a otros los logros que habían tenido al personalizar sus autos. Una pareja les narraba a sus compañeros aficionados cómo había nacido su romance a través del amor que le tienen a este modelo. Los Mazda MX-5 de un mismo color se juntaban creando filas ordenadas. Se presenciaba una enorme actividad que giraba en torno a los Mazda MX-5 y sus propietarios, quienes disfrutaban del evento.

"Cuando conduje por primera vez un Mazda MX-5, me dije a mí mismo "este es el automóvil de mi vida", comentó un propietario con una sonrisa de oreja a oreja. "Desde entonces, no he cambiado el Mazda MX-5 por 22 años y he asistido a este evento por 20 años." Este fue un día en el que salió a la luz el entusiasmo de los propietarios y la pasión por sus autos.

El super fanatico

El Súper Fanático

Son pocos los que pueden afirmar haber comprado su primer auto antes de saber manejar. Tal es el caso de Stefen Neuteboom, quien en 2009 hizo justamente eso. Heredar un auto usado de algún pariente parece ser lo más común, pero Stefen, el vendedor holandés, estaba totalmente seguro de que su primer coche sería un Mazda. Y por encima de todo, sería un clásico.

“Tenía 16 años y trabajaba en el distribuidor Mazda de la ciudad, cuando me enteré que el dueño de un Mazda 818 (difícil de conseguir) tenía en mente venderlo. Él lo había adquirido en 1973, pero no había sido utilizado en más de 10 años. Sorprendentemente, el motor encendió al instante, y en ese momento supe que debía ser mío. Desde entonces, he limpiado el motor y retocado la pintura de la carrocería. Ahora está en perfectas condiciones y casi listo para llevarlo a carretera, incluso se encuentra en exhibición en el distribuidor Mazda donde trabajo”.

“¿Acaso lo venderé algún día? Suena demasiado tentador con todos aquellos nuevos modelos Mazda que tengo la oportunidad de conducir; pero lo que sí puedo decir es que mi auto es irreemplazable… tan solo existen 10 Mazda 818 en los Países Bajos”.

26 Mazdas y contando…

26 Mazdas y contando…

Dentro de un discreto almacén en Brisbane, Australia, se encuentra una de las más fascinantes colecciones privadas de autos. Su propietario, Danny Irvine, está obsesionado con los autos Mazda.

Tan pronto como Danny obtuvo su licencia en 1991, compró su primer Mazda, un 626 Montrose que al día de hoy sigue estando como nuevo. Pero su amor por los autos se remonta a los años 70’s. “Mi tío compró uno de los primeros Mazda RX-7 y yo recuerdo que siendo niño, me encantaba ver como la aguja del velocímetro llegaba hasta las 8,000 rpm. Desde entonces conservo el momento y de ahí que sean 26 Mazdas y contando” comenta Danny.

Más de 50 años de la historia de Mazda están contenidos en la colección de Danny, que incluye algunos ejemplos del singular Mazda R360 (vehículos de tres ruedas). Entre sus más preciadas posesiones se encuentran el único Mazda Cosmo L10 que llegó a Australia y dos Mazda Cosmo L10Bs.

Danny abre al público su “cochera tamaño hangar” una vez al año, logrando atraer a más de 400 personas. Sin embargo, también recibe solicitudes especiales.

“La gente viene de todas partes del mundo para ver mis autos. Recientemente recibí a un joven de Hong Kong y antes, tuve a otro de Holanda que vino a Australia solo para ver mi colección”.